PiensaBlogs, la prensa del futuro se lee en internet    

Viajar al caribe



Esta edificación ubicada en la capital de República Dominicana, Santo Domingo, es uno de los considerados “Monumentos Culturales” de este país, ya que se trata de una de las construcciones realizadas por los españoles durante la época colonial que aún se conserva en buen estado, siendo un siempre precioso paraje turístico.

Durante esa época, el recinto era denominado Palacios Reales, ya que tenía como sede dos palacios. El mismo se construyó durante el reinado de Fernando II de Aragón, en 1511, a fin de albergar los centros gubernamentales del momento, encontrándose allí, por caso, la Real Audiencia, primer tribunal del continente americano.

Actualmente funciona en el edificio un interesante museo, creado a fin de dar cuenta de la historia, vida y costumbres de los habitantes de “La Española” durante la época colonial. Se trata, en la actualidad, e uno de los más visitados y concurridos centros culturales del país, confirmado por nueve salas y dos edificios que se comunican entre sí.

El edificio cuenta además con un fuerte carácter propio, que siempre lo ha distinguido de construcciones posteriores, ya que posee, por ejemplo, bienes de interés cultural.

En cuanto a su arquitectura, debe destacarse que muestra dos valiosas concepciones museográficas, como las que propone la temática relacionada con la “Chancillería de Indias”, o la de los “Cabildos” con sus funciones y competencias.



Esta histórica construcción situada en la capital cubana, La Habana, en la avenida Bélgica, dentro de la zona antigua de la misma, la más bella de ésta, es a día de hoy uno de los parajes turísticos más buscados dentro de los recorridos culturales que ofrece esta región de América Central.

Las obras de este recinto fueron encargadas a los Rafael Fernández Ruenes, Esteban Rodríguez Castell y José Menéndez, por la compañía de ron Bacardí, por lo cual claro lleva su nombre. Al momento de su construcción se suscitó una gran polémica, ya que se debieron derribar algunos edificios más antiguos de la ciudad, como el “Cuartel General de la Compañía”.

Con el triunfo de la Revolución Cubana, las empresas extranjeras que arrendaban la mayoría de sus pisos se fueron del país, y en la década del 90´ fue reestructurado, como puede vérsele hoy en día. No obstante, su estructura de acero y hormigón se mantiene tan firme como siempre, como sus fachadas de granito, terracota y ladrillos prensados.

También es muy llamativo el famoso murciélago de Bacardi, que se ubica en el cuerpo central del edificio, hecho en bronce. Mientras tanto, el salón de entrada fue hecho a nuevo en mármol de color rojo vino, el mismo de las mieles roneras.

También cuenta, por último, con una salón de exposiciones, con pilastras de capiteles dorados, vigas de sección escalonada y lámparas de audaz diseño.



Acapulco es una tierra de grandes posibilidades en todo lo que refiere al ocio y el relax, se trata de un rincon paradisiaco del caribe de Mexico, el lugar ideal para pasar unas formidables vacaciones.

Entre los sitios donde el turista puede comer, destaca un sitio relativamente nuevo y realmente llamativo, el Restaurante Becco al Mare que se encuentra en el puerto de Acapulco, por lo que las vistas maritimas que ofrece son sumamente fabulosas.

El Restaurante Becco al Mare destaca por contar con una alta gastronomia italiana, ademas de ofrecer platillos de sabores autoctonos mexicanos, todo dentro de un edificio de flamante y contemporanea arquitectura, que relajara por completo al turista mientras prueba deliciosos platillos de la mano de excelentes chefs.

Vale la pena llamar para reservar una mesa, sobre todo si se quiere ir en grupo, completamente recomendable para aquellos que deseen pasar una cena especial.

Se trata de uno de los restaurantes mas costosos de Mexico, pero al mismo tiempo de los mas especiales y lujosos, por lo que todo turista debe poder darse el gusto sin ninguna duda. El Restaurante Becco al Mare se encuentra ubicado en la Avenida Escenica 14, Acapulco Guerrero.




Siendo una de las islas adyacentes pertenecientes a la República Dominicana, la misma se halla al suroeste del país, en la provincia de Pedernales, y a unas siete millas de la Isla Beata. El lugar posee una superficie de poco más de un kilómetro cuadrado, siendo el sitio ubicado más al sur de todo el país, y destacado como punto turístico por su belleza.

Incluso, la Isla Alto Velo es la cima más alta de los picos de la Cordillera Submarina de Beata, que también forma parte del Parque Nacional Jaragua, de la provincia de Pedernales, alcanzando entonces una altura máxima de 152 metros sobre el nivel del mar.

Como dato curioso, y a consecuencia de los vientos alisios que pasan por la isla desde el este al oeste, la mayor parte de los árboles que se encuentran en este último, se encuentran aplastados. Es también el lado donde pueden observarse especies como por ejemplo gaviotas y bubís, que llegan de distintas partes de las Antillas.

Mientras tanto, la parte explanada costera del Noroeste de la isla es el lugar de anidamiento de millares de gaviotas, en su denominación “Sterna fuscata”, constituyendo la mayor colonia de reproducción de este ave en el país.



Ubicado en pleno centro de San José de Costa Rica, a tan sólo unos minutos a pie de un amplísimo abanico de tiendas, comercios y lugares de ocio y entretenimiento, se encuentra este magnífico hotel de estilo urbano, construido a principios del siglo pasado, y que cuenta con un total de 120 habitaciones, cuatro de las cuales son suites.

Ya en el amplio hall de entrada hay un ascensor y un área de recepción abierta las 24 horas del día, que le ofrece servicios excluyentes como el de caja fuerte, además de que parte de las instalaciones son también la sala de conferencias y reuniones, una sala de juegos con casino y la sala de estar con televisión, para no aburrirte en ningún momento.

No obstante, las prestaciones no terminan allí, ya que este recinto ofrece además servicio de habitaciones, de lavandería, de atención médica, de alquiler de bicicletas y conexión a Internet.

Esto sin dejar de mencionar un parque infantil, especialmente pensado para los más chicos, o el gimnasio totalmente equipado, para los amantes de los deportes.

En lo que hace a las habitaciones, las mismas están cuidadosamente decoradas y amuebladas, y disponen de baño privado con secador de pelo incluido en la tarifa.

También cuentan con teléfono de línea directa, acceso a Internet, televisión vía satélite, minibar-nevera, caja fuerte de alquiler, equipo de música con radio y caja fuerte de alquiler.



Acapulco es un destino turistico de grandes lujos en el caribe mexicano, a la hora de elegir alojamiento la oferta es amplia y variada, siendo uno de los sitios mas fabulosos el que corresponde a The Fairmont Acapulco Princess, mundialmente famoso que supone uno de los rincones de mayor glamour del territorio.

Sin dudas uno de los puntos mas llamativos de The Fairmont Acapulco Princess es su increible arquitectura de estilo Azteca ademas de sus increibles jardines tropicales en todo el entorno, lo que deja lucir, con el mar de fondo, un esplendido espactaculo donde el turista encontrara todas las comodidades que pretende.

Lo bueno de The Fairmont Acapulco Princess es que se encuentra en un punto estrategico de la ciudad cerca de la costa, por lo que a pocos minutos el turista tiene cerca todas las mayores atracciones del lugar, pero aun asi se encuentra la suficientemente alejado como para relajarse en un ambiente realmente paradisiaco.

Cuenta con un total de 1017 lujosas habitaciones de estilo simple y en suite, cada una con una terraza privada, con amplios baños, television con cable y comodas camas, mientras que entre los sectores de uso comunitario encontramos 2 campos de golf, club de niños, 5 piscinas, 11 chanchas de tenis, y una buena cantidad de restaurantes y bares donde recurrir a recrearse y hacer sociales.



Este hermoso hotel, ubicado en Nassau, capital de Bahamas, destaca en el ámbito local por ofrecer una gran variedad de actividades de recreo a sus clientes. Por ejemplo, permite darse un baño en las piscinas, o disfrutar de las vistas al océano en medio de jardines tropicales.

Por si fura poco, todo ello viene acompañado por sus 270 habitaciones, que disponen de increíbles comodidades, destacando claro especialmente las 58 denominadas “Executive”.

También hay una recepción disponible todo el día, y servicios como cambio de divisas, caja fuerte, ascensor, restaurante climatizado, cafetería, bar y sala de conferencias, entre otros.

En cuanto a su situación geográfica, la misma es bastante favorecedora, ya que cuenta el recinto con una preciosa playa privada, a tan sólo cinco minutos además del centro financiero y de compras de Nassau, sobre la antigua fortaleza, y a pocas cuadras del centro comercial más importante del país.

Sus habitaciones cuentan con baño privado con vistas increíbles, del océano o la ciudad, televisión por cable, escritorio con conexión a Internet, climatizador, minibar, teléfono y caja fuerte, entre muchos otros.

Por último, en lo que hace a los deportes, se pueden practicar en la playa acuáticos sin motor, baloncesto, voleibol, disfrutar de masajes, o de las tumbonas y sombrillas, además de poder acercarse al gimnasio, canchas de golf, y luego de todo ello, por qué no, al casino. 



Ubicado en La Habana, capital de Cuba, este emblemático museo de la ciudad, llama la atención de los turistas de forma casi inmediata por su forma cuadrada, la que encuadra sus cinco plantas, y su estilo arquitectónico ecléctico, que data de principios del siglo pasado. El mismo se ubica en la intersección de las calles Obispo y Mercaderes, en la parte antigua de la localidad.

Cabe destacarse que desde la época colonial la zona en la que se ubica el recinto estuvo poblada por casas familiares, pero el comerciante español Antolín Blanco Arias compró la vieja casona allí establecida, entregándole la obra al arquitecto Luis Hernández Savio.

No obstante, el hotel adquiriría importancia internacional al convertirse en el primer hogar en Cuba del célebre escritor Ernest Hemingway, quien era un asiduo visitante de La Habana, donde solía salir a pescar con su yate “El Pilar”. De hecho, su habitación se halla conservada como la dejara el autor, funcionando como un pequeño museo dentro del hotel.

Posteriormente, en 1987, y por una década, se produjeron varias remodelaciones en el establecimiento, a fin de que vuelva a considerársele como uno de los más lujosos de La Habana, objetivo que fue cumplido con creces.

Por último, en 2005 se llevaron a cabo algunas fuertes tareas de mantenimiento y pintura, que lo devolvieron al lugar de trascendencia que siempre tuvo.



Esta fortificación, ubicada en el extremo norte de la ciudad de San Juan de Puerto Rico, fue construida por los españoles durante su soberanía en este territorio. De hecho, se trataba de uno de los sitios de vigilancia de la entrada a la bahía de San Juan, protegiendo la ciudad de los posibles ataques marítimos.

Se le denomina “morro”, porque así se llama a las porciones de tierra utilizadas para observar otras. El fuerte, junto con algunos de los territorios que lo rodean, forma parte del Sitio Histórico Nacional de San Juan y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por las Naciones Unidas en 1983, lo que habla de su trascendencia histórica.

En la actualidad, se trata de una de las principales atracciones turísticas de Puerto Rico, con algunas interesantes exhibiciones de artículos de la época de la colonización usados por españoles, indígenas, y africanos, además de otras de modelos de barcos así como datos históricos de la época.

También es muy común que en el lugar se hagan volar cometas o “chiringas”, como se las conoce allí, en los alrededores del castillo. Se calcula que el fuerte es visitado por cerca de dos millones de personas cada año, las mismas que además aprovechan para visitar, al otro lado de la bahía, el pequeño castillo de “El Cañuelo”.



Este paseo marítimo, que se encuentra ubicado en la ciudad capital de Cuba, La Habana, fue construido a partir de 1777 por el arquitecto Antonio Fernández de Trebejos, por orden del Capitán General Felipe de Fondesviela, Marqués de la Torre, quien a su vez procedía de la corte de Carlos III, claramente influenciada por la Ilustración francesa.

En sus comienzos, la Alameda de Paula era solamente una especie de terraplén con dos hileras de álamos y bancos en sus márgenes. El nombre de Paula viene de la iglesia más cercana al paseo, que se edificó sobre lo que antiguamente era un basurero de la localidad, llamado “el Rincón”, frente a la Bahía de La Habana. 

No obstante, entre 1803 y 1805, se produjeron algunas remodelaciones en el mismo, que incluyeron la introducción de una fuente, el pavimento de su calle principal y nuevos asientos. Para 1841, se ampliaron las escalares de acceso y se colocaron farolas para la iluminación nocturna, lo que produjo en poco que tiempo que fuera uno de los sitios más visitados de la región.

Allí se ha ubicado también el hotel Armadores de Santander, uno de los más importantes de Cuba, y que aún sigue en funcionamiento. En la actualidad, la Oficina del Historiador de La Habana ha remosado el paseo, luego de la declaración de la parte vieja de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad.

Viajar al Caribe en tu email

Introduce tu email:

User login

Navigation

Viajar al Caribe es tu blog de viajes al Caribe, escapadas, resorts, paquetes turísticos, restaurantes, hoteles, y turismo por el Caribe en general

Subscribete por rss

Enlaces recomendados