PiensaBlogs, la prensa del futuro se lee en internet    

Viajar al caribe



 

Ubicado en la provincia cubana de Pinar del Río, en la parte occidental del territorio cubano, este valle se halla tras la Sierra de los órganos, una pequeña cadena montañosa que desde 1999 ha sido considerada como Parque Nacional y Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO, debido a las bellezas naturales que se enmarcan en su interior.

Este valle adquiere el nombre de Viñales en consideración del municipio en el que se encuentra dentro de la provincia, con una superficie de más de 740 kilómetros cuadrados. Lo interesante de la visita al lugar es que el poblado local conserva los asentamientos de agricultores, que se ven representados a los lados de las pocas calles delimitadas.

Además, los paisajes naturales se multiplican de forma increíble llenando los ojos del viajero, en un espacio que durante el período Jurásico este territorio estuvo compuesto por mar, deltas y llanuras del desaparecido continente. También en las calizas pueden verse restos de animales terrestres y peces.

Algunos de los tramos más impresionantes para recorrer son “la Cueva del Indio”, que ofrece un río subterráneo; “el Rancha San Vicente”, y el “Mirador de los Jazmines”; sin dejar de mencionar tampoco las formaciones montañosas denominadas mogotes.

 



Este espacio cultural se encuentra ubicado en Costa Rica, siendo propiedad del Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes desde 1980, y habiendo sido destacado como Patrimonio Cultural de la ciudad de San José, gracias a varios factores, como a su gran capacidad, de casi 1.200 espectadores sentados.

Con el correr del tiempo, hasta cuatro instituciones han tomado el recinto para funcionar en él. Entre ellas se encuadran Compañía Nacional de Teatro, la Compañía Nacional de Danza, el Taller Nacional de Teatro, el Taller Nacional de Danza y “PROARTES”.

Este espacio debe su nombre al tenor local Manuel Salazar Zúñiga, fallecido en 1950, quien era conocido claro, como “Melico”, y que llegó a ser reconocido en el mundo entero por su extraordinaria voz, llegando incluso a actuar en el Metropolitan Opera en Nueva York, y junto al célebre Enrico Caruso, entre otros.

Su construcción comenzó en febrero de 1927, mientras que su inauguración se produjo apenas un año más tarde, en octubre de 1928, con la representación de la Compañía de Operetas de Esperanza Iris.

Luego de otras reformas, y un tiempo fuera de la escena, fue reinaugurado en 1985, siendo declarado “Institución Cultural Especializada”.



Esta isla deshabitada de Puerto Rico, perteneciente a la Municipalidad de Mayagüez, es un interesante centro turístico del Caribe, al que igualmente es más fácil llegar desde la República Dominicana, ya que se encuentra más cerca de este país. También es común por su clima semidesértico y su pequeña superficie, de apenas 55 kilómetros cuadrados.

Como punto de visita, es destacada generalmente gracias a las excursiones que se realizan en un sólo día, las cuales suelen comprender por lo general caminatas y exploraciones, aunque éstas pueden resultar mortales sin la preparación requerida, habiendo inclusos casos de muerte por deshidratación o desorientación.

No obstante, en estos ejemplos, se ha tratado de negligencia por parte de los turistas, y no de culpa de los guías, que conocen muy bien el terreno, y plantean excelentes paseos por la Isla de la Mona. De hecho, alguna de ellas coincide con investigaciones de la Universidad de Puerto Rico sobre la flora y fauna local, lo que enriquece enormemente la visita.

La Isla también sobresale, desde luego, por conservar en su interior una reserva natural, que se localiza en el llamado “Paisaje de la Mona”, a medio camino entre República Dominicana y Puerto Rico. Allí pueden observarse especies tanto de plantas como animales que son imposibles de ubicar en otras partes del mundo. 



Este interesante hotel urbano y de conferencias, se encuentra ubicado en el centro histórico de la capital San José, con un total de 120 habitaciones, cuatro de las cuales son suites.

Ya en su entrada nos encontramos con un precioso hall, con un área de recepción abierta las 24 horas, que permite disfrutar de algunos de sus servicios, como una sala de conferencias y reuniones, sala de juegos con casino, la sala de estar, un pequeño supermercado, un bar y un restaurante a la carta.

Algunas de las otras prestaciones del recinto son, por ejemplo, el servicio de habitaciones, lavandería, atención médica, alquiler de bicicletas y conexión a Internet, además de un parque infantil donde los niños podrán jugar y corretear. Asimismo, el edificio cuenta con garaje.

Las habitaciones, mientras tanto, se encuentran decoradas y amuebladas de forma exquisita, y cuentan con baño privado con secador de pelo, teléfono de línea directa, acceso a Internet, televisión vía satélite, minibar-nevera, caja fuerte de alquiler, equipo de música con radio y caja fuerte de alquiler.

En lo referente a la situación geográfica del hotel, debemos mencionar que a tan sólo unos minutos de su puerta, encontraras innumerable oferta de ocio, que cuenta con espacios como restaurantes, bares y discotecas, entre otros.

Mientras tanto, para llegar al mar hace falta recorrer los 85 kilómetros que separan de él, algo que muchos micros ofrecen.



Este importante espacio cultural de la ciudad de Manzanillo (Cuba), es además a día de hoy uno de los principales sitios turísticos de la región, lugar que ha ido ganando de forma permanente desde su inauguración en septiembre de 1856, con el estreno de la obra “El arte de hacer fortuna”, del español Tomás Rodríguez Díaz y Rubí.

Lo interesante del caso, y uno de los ejemplos que demuestra hasta que punto los principales patriotas cubanos estuvieron relacionados con el Teatro, es que Carlos Manuel de Céspedes, considerado el Padre de la Patria, se desempeñó en aquellas ocasión como director de escena, además de  representar el personaje de Facundo Torrentes.

Por otro lado, aunque el espacio estuvo fuera de servicio durante más de tres décadas, hacia el año 2002 la Sociedad Filarmónica de Manzanillo escogió este coliseo de la cultura para poder comenzar a realizar sus funciones en un espacio más amplio. Para ello, se produjo una restauración casi total del lugar, antes de ser reabierto al público.

En la actualidad, los visitantes que llegan a Cuba y pretenden conocer más acerca del teatro en aquel país, bien optan por este sitio, o por los otros tres destacados: el Teatro Villanueva en La Habana, el Teatro Reyna en Santiago de Cuba y el Teatro Tomás Terry en Cienfuegos.



 

Este cono volcánico ubicado en el cantón del mismo nombre, dentro del territorio costarricense, en la provincia de Cartago, se encuentra dentro del Parque Nacional de Turrialba, con su cumbre situada a unos 3350 metros de altura, siendo el segundo en este hándicap de todo el país, sólo superado por el Irazú, por apenas algunos metros.

Incluso, debe destacarse que comparte su base con el Irazú, por lo que los especialistas consideran que se trata de “formaciones gemelas”. En conformación, se destacan tres cráteres, denominados “central”, “este” y “oeste”, el que está prohibido a los visitantes, ya que el antiguo sendero que conducía allí se encuentra sumamente deteriorado.

Para los turistas que estén interesados en llegar a este sitio, lo que deben hacer es dirigirse primero al poblado de “La Pastora”, a unas dos horas de la capital San José, y desde donde ya pueden verse los volcanes. Desde allí, se requiere una caminata de unos siete kilómetros hasta la cima, por lo que se necesita una mínima preparación física para hacer frente a este reto.

El acceso a lugar en automóvil también es posible, pero únicamente está permitido para vehículos con doble tracción que se alquilan en el lugar, una opción que debido a los elevados costos suele ser descartada por los turistas.

 



 

Este parque de las ciencias, que es denominado oficialmente “Luis A. Ferré”, es un espacio tanto recreativo como educativo, que se encuentra localizado en la ciudad de Bayamón, en Puerto Rico, destacado por el importante abordaje de distintas disciplinas científicas que allí se realiza, por lo que es un espacio de referencia para muchos especialistas en la materia.

Además, se trata de una de las tantas atracciones turísticas que han sido inauguradas bajo el mandato del alcalde Ramón Luis Rivera, mientras que lleva su nombre en honor al ex gobernador de la isla, quien influenció notablemente para la construcción del mismo, tanto en apoyo logístico como económico.

Algunos de los grandes atractivos con los que cuenta el parque son el observatorio natural, que además se ubica en una colina a más de 60 metros sobre el nivel del mar, proveyendo de una espectacular vista a los visitantes; aunque también hay exhibiciones de arqueología, exploración del espacio, transportación, salud, y otros.

Recientemente, también se han incorporado al lugar parques dedicados a artistas fallecidos como el comediante José Miguel Agrelot y el animador infantil Joaquín Monserrat, que se encuadran dentro de las cerca de diez hectáreas que ocupa el lugar, al que se accede a través de varias de las principales avenidas locales.

 



 

El denominado “Paseo del Prado”, de La Habana, es fundamentalmente una avenida de la capital cubana, que actualmente destaca por la constante exposición de muestras y ventas de obras de arte de todo tipo, además de la realización de distintas actividades culturales, siendo también fuente de inspiración para otros parques en Centroamérica.

Su historia, no obstante, comienza en 1772, cuando el arquitecto francés Jean-Claude Nicolas Forestier ideó un proyecto para la construcción de una de las avenidas más importantes de La Habana y quizás en América Latina. Para realzar su valor, se establecieron algunos bancos de mármol traído de Europa, y se plantaron numerosas especies de árboles.

En ese momento se conocía al paseo como “Alameda de Extramuros”, o “de Isabel II”,obteniendo su primer nombre porque el mismo se hallaba fuera de la protección que ofrecían las murallas que rodeaban la ciudad.

Como aspecto decorativo, y también para otorgar cierto “cuidado” el lugar presenta ocho estatuas con figuras de leones, hechas de bronce que parecen custodiar el paseo.

Para 1928, se encargó a los escultores Jean Puiforcat y Juan Comas, el esculpir los leones, dándoles una mayor escala, y desde entonces se han convertido en la postal más famosa del paseo, que se encuentra dividido en cuatro secciones: el “Paseo”, el “Parque Central”, la “Explanada del Capitolio” y la “Plaza o Parque de la Fraternidad”.

 



 

Denominada oficialmente “Basílica de Nuestra Señora de la Altagracia”, este paraje turístico se encuentra ubicado en la ciudad de Salvaleón de Higüey, en la República Dominicana. Además, su relevancia a nivel regional ha determinado que fuera designada “catedral epónima de la provincia de La Altagracia”.

La obra de esta Basílica fue construida por los arquitectos de origen francés André-Jacques Dunoyer de Segonzac y Pierre Dupré. Ellos fueron escogidos por el gobierno local gracias a la realización de un concurso internacional en 1947, mientras que las obras comenzaron en 1949, luego de triunfar en el evento.

Su levantamiento tuvo mucho que ver con la idea de reemplazar al antiguo santuario que se ubicaba en el mismo sitio, donde originalmente se apareció la denominada “Altagracia” en 1572. Su construcción terminó finalmente en 1971, siendo inaugurada el 21 de enero de ese año, y convirtiéndose con el paso del tiempo en un sitio que no puede dejar de visitarse en Centroamérica.

La misma destaca por haber sido construida en el centro mismo de la ciudad, con forma de cruz latina, como antiguamente se acostumbraba. Su puerta principal ha sido hecha en bronce, con un baño de oro de 24 kilates, y posee también un campanario con más de 40 campanas, las cuales también son de bronce.

 



 

Esta impresionante mansión, aunque algunos especialistas también consideran que se trata de un castillo, se encuentra ubicada en la ciudad de Ponce, en Puerto Rico, habiendo sido mandado a construir durante la década del ´30 por Juan Eugenio Serrallés, hijo de Juan Serrallés, de los que, claro está, obtiene su nombre.

Lo cierto es que al tratarse de los comerciantes y empresarios, fundadores de la reconocida destilería que lleva su nombre, se convirtió en un espacio de referencia para todos los puertorriqueños, al punto de que hoy en día es utilizado a modo de museo, proveyendo de información acerca de la industria de la caña de azúcar y su impacto en la economía del país.

Su creador fue, en tanto, el arquitecto local Pedro Alfonso de Castro y Besosa, a quien le fue encargado levantar una majestuosa obra en un estilo más bien clásico español. Para llevar a cabo su tarea, se desplazó por buena parte del territorio regional, hasta encontrar el sitio adecuado: una colina al norte de la ciudad de Ponce.

Actualmente, y luego de haber sufrido varias remodelaciones para contrarrestar ele efecto del paso del tiempo, el castillo cuenta con dos terrazas que destacan por su enorme tamaño, además de una hermosa fuente interior, y un bello jardín simétrico; mientras que en su interior podemos observar un lujoso salón, un enorme comedor, y un patio.

 

Viajar al Caribe en tu email

Introduce tu email:

User login

Navigation

Viajar al Caribe es tu blog de viajes al Caribe, escapadas, resorts, paquetes turísticos, restaurantes, hoteles, y turismo por el Caribe en general

Subscribete por rss

Enlaces recomendados